Opinarg

Messi descubre la fe de Islandia


16 de junio de 2018

El astro blaugrana falla un penalti en el empate de Argentina ante la revelación de la pasada Eurocopa Messi falla un penalti en su estreno ante Islandia

Click en la foto para ver galería

Problemas para Argentina ya en el primer partido del MundialIslandia se trajo a Rusia el traje de revelación de la última Eurocopa para sorprender esta vez nada más y nada menos que a la albiceleste de Leo Messi. El astro del Barça descubrió la fe vikinga que tantas alegrías dio a su pequeña población el verano de 2016 y pese a liderar a su selección de principio a fin, no pudo pasar del empate (1-1).

Poco servirá que el escaso juego propuesto por Argentina llevara el nombre y el apellido de la ‘Pulga’. Cabizbajo se quedó en el círculo central tas el pitido final, consciente de la oportunidad desaprovechada y de las críticas que poco tardarán en aparecer. Tuvo en sus botas un triunfo muy necesario en un grupo exigente, con Croacia y Nigeria esperando su turno. Pero Messi falló desde los once metros un penalti que impide a los suyos estrenar el casillero con tres puntos. 

Messi

Agüero y Finnbogason fueron los autores de los goles

Ni el dominio mayúsculo durante el segundo tiempo después de un primero nefasto defensivamente fue suficiente para que los argentinos, con un valor diez veces superior al de los islandeses, acabara con su resistencia para dar la primera gran campanada mundialista.

Argentina salió dispuesta a demostrar sus credenciales. Los de Sampaoli tomaron la iniciativa del juego desde el comienzo, en gran parte por la renuncia del rival. La revelación de la pasada Eurocopa se desentendía del balón y se aferraban al juego directo, juntando líneas cuando tocaba defender y atentos a las coberturas cada vez que Messi recibía.

Como es lógico cuando cuentas con el mejor del mundo -más aún en un equipo desequilibrado- todas las acciones iniciales pasaron por el ‘10’, más enganche que nunca en el Spartak Stadium por detrás de Agüero. Todas las jugadas ofensivas pasaban por sus botas, como dos jugadas a balón parados que ni Otamendi ni Biglia atinaron a rematar en condiciones.

Pero la capacidad arriba de la albiceleste contrasta con las lagunas defensivas. Un lío entre Rojo y Willy Caballero a punto estuvo de terminar en gol vikingo si el remate de Bjarnasson con toda la portería a su favor no hubiera rematado de manera defectuosa. Era la primera vez que pisaba el área argentina con peligro y la oportunidad no pudo ser más clara.

Islandia, con un juego sencillo y directo, generó peligro en la primera mitad ante un defensa argentina poco fiable

Cuando los escandinavos se dieron cuenta de que plantarse con relativa facilidad en la casa del tango para imponer su música indie, llegó el gol del ‘Kun’ Agüero. Un balón dentro del área lo cazó el delantero del City, que se revolvió a la perfección y se sacó un zurdazo imparable para Halldorsson. Argentina golpeaba primero y conseguía romper antes del ecuador del primer tiempo el muro del oponente.

La alegría, sin embargo, duró apenas cinco minutos. La zaga argentina volvió a quedar en evidencia en otra jugada confusa. El balón suelto lo aprovechó Finnbogason para poner el 1-1 en el electrónico. Un tanto que afectó a la albiceleste y desmelenó a Islandia, que con un fútbol arcaico con los saques de banda al área como plato estrella llegaban con suma facilidad. Dos ocasiones finales de Sigurdsson antes del descanso encogieron el corazón de toda Argentina.

Con 316 pases completados de los sudamericanos por 51 de los escandinavos, el número de ocasiones había sido parejo, algo que no debaja en muy buen lugar al combinado sudamericano. La reanudación debía servir a Argentina para subir el listón en su juego si no quería ceder los primeros puntos en Rusia. Sampaoli movió ficha con la entrada de Banega por Biglia. A partir de ese momento hubo un mayor control. La albiceleste se instaló en el área rival, lo que derivó en una acumulación de hombres de ambos equipos. 

En uno de esos ataques, llegó la gran ocasión después de un penalti absurdo a Meza cometido por Magnusson. Fue entonces cuando Messi plantó el balón, clavó la mirada a la portería pero se topó con Halldorsson. Gestos de frustración del blaugrana, que no ajustó el disparo como le hubiera gustado.

El monólogo de la segunda mitad no bastó a la ‘albiceleste’ para terminar con la resistencia islandesa

Toda la segunda mitad fue un monólogo de Argentina. Islandia despareció en ataque y se arremangó para realizar las tareas defensivas oportunas. El dominio fue total y absoluto, con Messi asumiendo el papel de líder pero sin más socios que Banega para encontrar el tanto de la victoria. Pavón, que entró junto a Higuaín en la recta final, dispuso de otra clara con un centro chut pero el portero islandés volvió a salirse. Messi dispuso de las dos últimas, sin suerte.

Ahora toca reflexionar y preparar a consciencia los otros dos compromisos restantes si Argentina no quiere despedirse antes de tiempo del Mundial. De la inspiración del crack blaugrana dependerá su futuro, aunque necesitará mucho más de sus compañeros. Por su parte, Islandia vuelve a soñar con otra gesta impensable para muchos, menos para su recudida pero animosa afición que ha dejado la isla norteña semidesierta.

Ficha técnica

Argentina, 1 - Islandia, 1

Argentina: Willy Caballero; Eduardo Salvio, Nicolás Otamendi, Marcos Rojo, Nicolás Tagliafico; Javier Mascherano, Lucas Biglia (Ever Banega, m.54); Maximiliano Meza (Gonzalo Higuaín, m.84), Leo Messi, Ángel Di María (Cristian Pavón, m.76); y Sergio Agüero.

Entrenador: Jorge Sampaoli

Islandia: Hannes Halldórsson; Birkir Már Saevarsson, Kári Arnason, Ragnar Sigurdsson, Hordur Magnússon; Aron Gunnarsson (Ari Skulason, m.76), Gylfi Sigurdsson, Johann Gudmundsson (Rurik Gislason, m.63), Birkir Bjarnason, Emil Hallfredsson; y Alfred Finnbogason.

Entrenador: Heimir Hallgrimsson

Goles: 1-0, m.19: Agüero; 1-1, m.23: Finnbogason.

Árbitro: Szymon Marciniak (POL). Sin amonestados.

Incidencias: partido correspondiente al Grupo D del Mundial de Rusia 2018, disputado en el estadio Spartak de Moscú ante 44.190 espectadores.

Compartir esta nota en