Opinarg

La Cámpora: resistiendo con cargos públicos


20 de octubre de 2016

La agrupación política La Cámpora negoció con el gobierno de Mauricio Macri la permanencia de decenas de sus integrantes en cargos, para los que fueron nombrados en la gestión anterior, a cambio de la aprobación del Presupuesto.

Los camporistas, liderados en el Congreso por Máximo Kirchner y Andrés ?el Cuervo? Larroque, negociaron directamente con el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña. Es así que los militantes de la agrupación que ocupan cargos en segundas líneas en las empresas estatales, como Enarsa, y organismos reguladores, como el Enargas y el ENRE, continuarán en sus puestos. Estos militantes comenzaron a ser nombrados en esos organismos a mediados de 2012, por orden de la entonces presidenta Kirchner y del secretario de Política Económica y Planificación del Desarrollo, Axel Kicillof. El grueso de los nombramientos se dio a partir del 20 de noviembre de 2013, cuando Kicillof ?actual diputado nacional- asumió como ministro de Economía, en reemplazo de Hernán Lorenzino.

El ahora diputado Kicillof acordó con Peña no inmiscuirse en las negociaciones de comisiones para el avance del proyecto de Presupuesto, aunque aclaró que alzará la voz en la Cámara baja cuando se debata en recinto para no levantar sospechas.

El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, el diputado y referente del Bloque Justicialista, Diego Bossio, y el presidente del bloque de senadores del Frente para la Victoria, Miguel Pichetto, acordaron el martes, junto a otros legisladores, una serie de cambios al Presupuesto 2017. Entre las variantes, se encuentran la fijación de un límite del 5% a los superpoderes del jefe de Gabinete para reasignar partidas, la coparticipación de fondos de ATN a las provincias con una proporción de 70% para gobernaciones y 30% para municipios, mejoras en las partidas para Ciencia y Tecnología y transferencias automáticas para las universidades, con el fin de acentuar su autonomía. Además fue acordada la propuesta de establecer una renovación de la deuda de las provincias por dos años, con una tasa del 6% anual. En cambio quedaron fuera de las pretensiones de ese sector de la oposición "dialoguista"; la eliminación del impuesto al cheque y la creación de un Fondo de Convergencia Federal propuesto por el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey y respaldado por otros mandatarios.

Del encuentro realizado en el despacho de Massa también participaron los diputados del Frente Renovador, Marco Lavagna y Graciela Camaño y los senadores del FPV, Juan Manuel Abal Medina y Omar Perotti. Pero allí no había nadie de la La Cámpora. Sin embargo, Peña, quizás el más hábil de los funcionarios de Maurcio Macri, fue más allá y le hizo un favor a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal: incluyó en el acuerdo con Kirchner, Larroque y Kicillof, el no entorpecimiento del debate y votación del presupuesto provincial, que prevé una fuerte cuota de endeudamiento.

20/10/2016

Compartir esta nota en